Algo no encaja


Ilustración de Börkur Sigurbjörnsson

Victoria llegó a la puerta de su casa, mentalmente agotada después un día largo y demandante en la oficina. Sacó la tarjeta del trasporte público de su bolsillo y la puso en el ojo de cerradura. Su cerebro estaba demasiado cansado para reaccionar inmediatamente, pero en el fondo sabía que algo no encajaba.