El libro secreto


Ilustración de Börkur Sigurbjörnsson

Entré en el vagón del metro, me senté y extraje un libro de Nabokov de mi mochila. Antes de empezar mi lectura eché un vistazo a la fila de asientos al otro lado del pasillo.

Sentada diagonalmente frente a mí, había una mujer joven leyendo El desayuno de los campeones, de Kurt Vonnegut. Mis prejuicios me dijeron que eran una pareja rara, ella y Kurt. La mujer parecía feliz y llena de vida. Sería más adecuada para Desayuno en Tiffany’s.

Al lado de la mujer había un hombre leyendo La señora Dalloway, de Virginia Woolf. Parecía todo un caballero, con su traje de rayas y su pelo peinado hacia atrás, como sacado de una historia de la alta sociedad inglesa. Sonreí a mí mismo mientras lo imaginaba como uno de los invitados en la cena de la señora Dalloway.

Continué mi escrutinio por la fila de asientos y mi mirada se detuvo en una mujer que leía en un Kindle. La sonrisa desapareció de mis labios. No me gustan los libros electrónicos. No poder ver lo que la gente lee, arruina mi pasatiempo favorito.