El garabato


Ilustración de Börkur Sigurbjörnsson

La charla era terriblemente aburrida, por lo que me entretuve garabateando. Realmente me gustaba dibujar, formar motivos, animales, árboles y gente. Me consideraba a mí mismo un artista, incluso si no ganaba dinero con mis obras.

El mundo, sin embargo, era más hostil hacia mis creaciones. Esto no es arte, decía. Esto es vandalismo, decía el mundo, como si mis formas fueran una ofensa para la humanidad.

—¡Oye! —gritó de pronto el hombre que estaba sentado enfrente de mí en la sala de conferencias—. ¡Estás dibujando sobre mi chaqueta!

Mi punto, precisamente. El mundo no tiene apreciación por las bellas artes.