Museo de la paz


Ilustración de Börkur Sigurbjörnsson

Una sensación de paz invadió mi cuerpo al entrar en la sala principal de exposiciones del museo. Sentí mi respiración hacerse más lenta y volverse más profunda. No sé mucho de arte o sobre artistas. No puedo distinguir un «ismo» del otro. Nunca he sido elogiado por mi sentido de la estética. Sin embargo, hay algo en el hecho de visitar museos que me relaja. Tal vez sean los espacios grandes y vacíos. Tal vez sea el paseo ocioso. Tal vez sea porque dejo de pensar y simplemente miro las obras sin juzgarlas. No entiendo por qué me siento así. Simplemente lo hago. Y me gusta.