Transferencia de energía


Ilustración de Börkur Sigurbjörnsson

Salí del edificio de oficinas después de un día lleno de reuniones. Estaba agotado mentalmente, pero me apetecía hacer actividad física. Necesitaba descargar la energía estática que se había acumulado en mi cuerpo durante el día y transformarla en energía mental. En lugar de ir directamente a la estación más cercana para tomar el primer tren a casa, decidí caminar hacia una estación más adelante en la ruta.

Caminando a través del parque que había al otro lado de la calle de la oficina, sentí la brisa fresca limpiando mis pulmones del aire viciado de las salas de reuniones. Disfruté mirando a las ardillas correr y escuchando a los pájaros piar. Al llegar a la calle del otro lado del parque los músculos de mis hombros se relajaron, enderecé mi espalda, erguí mi cabeza y comencé a observar el mundo a mi alrededor con conciencia plena.

Después de recorrer con la mirada a mi alrededor, sentí un nudo en mi estómago; mi mente saltó a los ataques terroristas de la semana anterior. Mi cerebro empezó a correr. ¿Era seguro estar en la calle? ¿Estaba haciendo una tontería? ¿Era una locura arriesgarme innecesariamente? ¿Estaba loco por exponerme deliberadamente a los terroristas, sus furgonetas, cuchillos y explosivos?

Sentí mis músculos endurecerse, mi corazón latir más rápido y mi respiración volverse más superficial. Desconfié de la gente con mochilas. Me asusté de las furgonetas blancas. Tuve miedo al cruzar la calle. Mi observación consciente se transformó en escrutinio paranoico. Me di vuelta y caminé tan rápido como pude hasta la estación de tren más cercana.

Urban Volcano es una publicación sin publicidad que depende de vendas de libros para sostener su operación. Si os gusta estos relatos, por favor considera apoyar la publicación con comprar un libro del autor, disponibles en. Se puede comprar libros electrónicos y de bolsillo en Amazon (incluso Kindle) y Apple iBooks Store. Se puede también seguir el autor en Goodreads.